De esta manera, Ribera Salud consolida su expansión internacional convirtiéndose en accionista de referencia de la empresa eslovaca de radiología y medicina nuclear, y establece las bases para crear una plataforma de crecimiento futuro en otros países del centro y este de Europa, según ha informado en un comunicado la compañía. El consejero delegado de Ribera Salud, Alberto de Rosa, ha destacado la "gran importancia" que tiene esta operación para la compañía ya que ser socio mayoritario de PDG, una de las principales empresas del ámbito sanitario en Centroeuropa, les permite consolidarse en el país y ser referencia en la región, según ha señalado.

Los 10 centros de salud con los que trabaja la empresa en Eslovaquia cuentan con la última tecnología en imagen médica, lo que, unido al personal cualificado, les permite ofrecer los métodos de diagnóstico más modernos. En concreto, Pro Diagnostic Group ofrece sus servicios de MRI en ocho centros de salud: el hospital universitario Kramáre; el hospital universitario Nové Zámky; el centro de salud Zilina; el hospital universitario de Presov; el hospital universitario de Ruzinov; el hospital universitario Kramáre; el hospital universitario Nové Zámky; el centro de salud Zilina; el hospital universitario de Presov; el hospital universitario de Ruzinov; el hospital de Levice; el hospital de Poprad y el Instituto del Cáncer de Eslovaquia del Este en Kosice. En medicina nuclear, cuenta con el centro de colaboración público-privada Dr. Magnet, mientras que, en radiología de diagnóstico, ofrece sus servicios a través del centro Pro-RTG.